Historia
De la época romana se han encontrado diferentes restos en la zona  del municipio más próximo al río, entre los que destacan un villa, dentro del complejo de Repsol Química, y un miliario que señalizaba la antigua vía romana que unía Tarraco e Ilerda.

Los orígenes de El Morell, se sitúan en el año 1173, cuando el arzobispo de Tarragona Guillem de Torroja y el rey Alfonso I, coseñores del Camp de Tarragona, dieron libre y franco un trozo de tierra del término del Codony a Berenguer dels Prats y a su mujer, Dolça, con el fin de que se establecieran y lo replobaran.

A finales del siglo XII se construyó el primer castillo. Se ubicó en el punto más alto, favorable para la defensa y de forma que permitiera el desarrollo, en su entorno de un lugar habilitado. El edificio principal estaba situado más al norte del actual, donde ahora está ubicado el jardín.

En la edad media El Morell estaba constituido por el castillo y cuatro casas más en su alrededor, que formaban un núcleo muy reducido, en las actuales plazas de la iglesia y de la font. Inicialmente, los actos religiosos se celebraban en el castillo o en una casa particular, hasta que el año 1357 Eimeric des Prats, señor de El Morell, obtuvo del arzobispo de Tarragona permiso para edificar una iglesia. No se conoce con exactitud cuando finalizó, pero hay noticias que existía antes del 1465.

El siglo XVI se extinguió el linaje de los Prats y, por herencia, la señoría de El Morell pasó a los Terrer. Es en este siglo cuando se inició una primera expansión urbana considerable hacia las actuales calles Mayor y de Mestres. Entre el 1550 y 1595 se vendieron ocho patios para construir casas, la mitad de los cuales estaban en la calle de la Brassa, actualmente denominada calle de Mestres. De esta época destacan las casas Baldrich, de la cual se conserva el arco de la entrada en la calle Mayor, y Vallgornera, en la plaza.
 

Novedad

Disponemos de apartamentos de tres habitaciones o duplex para alquilar.
Consultar disponibilidad y precios.